Militares y presuntos narcotraficantes del grupo de los zetas por al menos durante dos horas, dejó como saldo uno de los sicarios muerto, daños en nueve vehículos en los que viajaban los delincuentes y destrozos en restaurante Los Ahijados, suceso ocurrido la madrugada de éste jueves en la Autopista Monterrey-Reynosa, a la altura de General Bravo.


En la balacera participaron alrededor 40 presuntos sicarios de los Zetas, y presuntamente se inició el tiroteo cerca de la media noche y hasta ya muy avanzada la madrugada de hoy, pero el hecho fue confirmado éste amanecer por fuentes del Ejército.


En el lugar del enfrentamiento quedaron seis camionetas blindadas con daños, además de otras tres camionetas de reciente modelo con severos daños, una de ellas completamente calcinada.


La balacera fue reportada en el estacionamiento del restaurante "Los Ahijados", ubicado en el kilómetro 98 de la autopista a Reynosa. En el lugar también se ubica una gasolinera y una tienda de conveniencia.


Las primeras versiones indican que un contingente de soldados patrullaba la autopista y a los militares les llamó la atención ver varias camionetas de reciente modelo estacionadas en el lugar, en donde al parecer el grupo armado se abastecía de combustible y alimentos.


Al acercarse, los militares fueron recibidos a balazos y repelieron la agresión, desatándose la balacera, muriendo uno de los sicarios y presuntamente muchos de ellos fueron detenidos.


Los hechos se registran un día después de que militares se enfrentaron en Apodaca a un comando formado por funcionarios municipales.


En dicho enfrentamiento perdió la vida un asistente del Ayuntamiento, mientras que un ex regidor y dos hombres más fueron detenidos por presuntos nexos con el líder de los Zetas en la zona